Assa-Zag, nuevo destino turístico

En el extremo sur de Marruecos, justo encima del Sáhara Occidental, se encuentra la provincia de Assa-Zag. Perteneciente a la región de Guelmim-Esmara, busca convertirse en destino de referencia para el turismo –también internacional–. Para promocionar el desarrollo turístico de la zona se está trabajando desde la región con asesoramiento de expertos españoles.

La ciudad de Assa es el núcleo poblacional más importante de la provincia. Situada en un oasis del valle del Draa, algunas de sus casas ya se están acondicionando como alojamientos rurales. De todas las ciudades de la región, es la que más alternativas puede ofrecer al viajero. Entre sus casas de adobe destaca el antiguo Ksar (castillo), ya que Assa fue considerada ciudad santa durante mucho tiempo, y era el último vestigio de civilización antes del desierto.

En los municipios de Guelmim aún se conserva el modo de vida de un lugar tan exigente como el desierto. Las jaimas reciben al foráneo con comida sencilla: cuscús, leche, pan, dátiles… El momento álgido del día llega al atardecer, toda una experiencia en el desierto que es, sin duda, el mayor potencial de la zona.

Unas 100.000 especies de animales habitan estos pueblos de casas de adobe, oasis y acacias. Entre ellas, una de las poblaciones más numerosas es la de las gacelas, que también son protagonistas de otro de los sitios de interés de la zona: los grabados rupestres. Con 5.000 años de antigüedad, en sus paredes están representados todo tipo de animales del desierto.

Gran parte del flujo de viajeros llegará al aeropuerto más cercano, el de Guelmim, recientemente reformado. Proyectado por Groupe 3 Architectes, se espera que pasen por él unos 700.000 viajeros al año. Levantado sobre un antiguo aeropuerto militar, solo opera vuelos nacionales. El gobierno de Marruecos ha invertido 33 millones de euros para su reapertura.

2018-07-25T13:40:41+00:00 25 - julio - 2018|Sin categoría|