Fiesta de las rosas en Kelaa M’gouna

El segundo fin de semana de mayo es una fecha señalada en el valle del Dades, a unas seis horas en coche de Marrakech. Aquí, la pequeña población de Kelaa M’gouna celebra un festival en honor de la flor más popular del valle, la rosa de Damasco. Durante tres días el pueblo se tiñe de color rosa y se inunda de aroma potente y dulce.

Las cooperativas que se dedican a la recolección de esta planta tienen así ocasión de mostrarla a turistas (el pueblo duplica su población esos días) y comerciantes. En los puestos improvisados se venden todo tipo de productos elaborados con la flor: agua, aceite, jabones, perfumes, cremas, popurrí… El evento, totalmente festivo, también incluye espectáculos de música y baile típicos de la región.

Gran parte del Valle de las Rosas –así es cómo se conoce a esta zona en Marruecos– vive del cultivo de este tipo de flor cuyo origen no está muy claro. Algunas leyendas cuentan que la trajo hasta aquí un comerciante bereber proveniente de Damasco. Sea como fuere, lo cierto es que el cultivo de la rosa, su destilación y la producción de perfumes se han convertido en las industrias más potentes de este rincón del Atlas. Se estima que cada temporada (entre abril y mayo) se recogen entre 3.000 y 4.000 toneladas de rosas silvestres.

Es costumbre que sean las mujeres quienes recogen las flores a mano antes de amanecer. De ahí van a parar a las cooperativas del valle, a destilerías locales o a perfumerías francesas, ya que son un producto muy demandado. Se calcula que para conseguir un litro de aceite de rosas se necesita una tonelada de pétalos frescos.

2018-05-03T07:36:20+00:00 3 - mayo - 2018|Sin categoría|