“Marruecos combina aventuras y proyección de futuro”

Cooperación y aventura se entremezclan en cada viaje. Y es que viajar es “un catalizador del conocimiento, el mejor aprendizaje, el modo de acercarte a las personas, a realidades diferentes”. Quien habla es Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo, director del proyecto ‘España Rumbo al Sur’. Un programa destinado a jóvenes de entre 15 y 17 años, cuyo objetivo es, a través de viajes a otros países, “sensibilizar a la sociedad en el fomento de buenos valores con la acción directa, el trabajo y el esfuerzo sobre el terreno”.

El pasado mes de agosto, Aldaz lideró una expedición formada por más de 80 jóvenes a Marruecos. Desde las montañas del Gran Atlas hasta el desierto de Erg Chebbi o las dunas de Merzouga, estos aventureros recorrieron el país durante veinte días. Por unas semanas dejaron aparcados sus móviles y tablets para comunicarse “de tú a tú”, en una experiencia que les dejará “marcados para toda su vida, creando lazos que les durarán siempre”.

Esta expedición, que lleva realizándose más de una década, repite Marruecos como escenario de una hazaña que está, históricamente, muy ligada a África. “Porque Marruecos, África en general, aún conserva ese halo de aventura y misterio, pero además tiene una gran proyección de futuro”, explica Aldaz, quien detalla que ‘Rumbo al sur’ es como una “universidad itinerante”, donde los participantes se forman “en la vida, en la educación en valores”. “Pretendemos sacarlos de su rutina habitual para, durante unas semanas, embarcarlos en un viaje, mezcla de cooperación internacional y humanitaria, con naturaleza, sostenibilidad y el contacto con la realidad que se vive en otros países”, detalla.

Los requisitos para participar son, además de la edad, dominio del español (pueden participar jóvenes de cualquier nacionalidad) y entregar un trabajo de emprendimiento. Los seleccionados reciben una formación previa en supervivencia, defensa, primeros auxilios, voluntariado y cooperación antes de embarcarse en la gran aventura de sus vidas. Porque como describe Marta Tellería, una de las expedicionarias, “este viaje es como un sueño”. “Con la diferencia –matiza la joven– de que los sueños se suelen olvidar. Es un viaje que te hace sonreír. Hemos conocido la cultura marroquí, hemos convivido con las personas, tanto las locales como los rumberos, ambas dos inolvidables. Son la esencia de este viaje, quienes dan el rumbo”.

Foto: JL.Cuesta / España Rumbo al Sur

2017-09-29T06:34:35+00:00 28 - septiembre - 2017|Sin categoría|