Marruecos, el país de las galerías de arte

Tradicionales mezquitas y kasbahs, una gastronomía con sabor a comino y a ciruelas, el arte del regateo en coloridos y vivaces mercados… Y ahora, a los innumerables atractivos para visitar Marruecos, se suman las pequeñitas pero enormemente bellas galerías de arte. Tanto en la capital como en ciudades con un destacable legado cultural como Tetuán o Tánger, es habitual encontrarse con casi escondidos y minúsculos, pero muy modernos, espacios de arte. Nuevas galerías que, lejos de hacerle sombra a los museos más importantes de las ciudades, enriquecen la cultura del país.

Es el ejemplo de la galería de David Bloch, situada en Marrakech. Se trata de un espacio dedicado a las Bellas Artes Contemporáneas que, desde su apertura en 2010, ha atraído a numerosos visitantes gracias a un plural catálogo que incluye tanto artistas nacionales como extranjeros, nombres conocidos del panorama cultural –como Yassine ‘Yaze’ Mekhnache, Alëxone Dizac o Vincent Abadie Hafez– junto a artistas emergentes. “Nuestra galería ha sido pionera y líder en la escena del arte contemporáneo y en la búsqueda de nuevas expresiones artísticas”, explican desde este espacio cultural, donde han detallado cómo combinan diferentes estilos: “Post-graffiti, arte conceptual y óptico, pinturas, esculturas…”.

Otra de las ciudades donde el arte más personal y novedoso se está abriendo camino es Essaouira. Es en este rincón costero donde está instalada Monique Faviere Fernandez, una artista parisina que regenta la galería de arte L’Arbre Bleu. Su galería expone tanto sus propias composiciones artísticas como las de otros artistas marroquíes e internacionales. Entre sus obras de arte predominan las pinturas aunque su trabajo también está muy enfocado a un arte que promueva el reciclaje: maletas con sacos de harina, collages con objetos que trae de sus viajes por el mundo…

Marruecos cuenta con grandes espacios culturales imprescindibles como Villa Majorelle o el museo Bereber de Marrakech. Pero a estos se suman estas galerías que llegan aportando un poco de aire fresco al panorama cultural más tradicional. Lo ideal es perderse por las callejuelas hasta encontrarlas. Muchas las regentan artistas asociados en cooperativas; otras, pintores, escultores; muchos de ellos llegados de Francia: tesoros escondidos en mitad de los zocos que combinan la artesanía local con el arte más rompedor, trasgresor y contemporáneo. Solo hay que decidirse a perderse y explorar…

Foto: David Bloch Gallery

2017-11-30T10:29:38+00:00 30 - noviembre - 2017|Sin categoría|